Por un turismo sostenible: respeto a los animales por encima de modas y apariencias


13 noviembre 2017 0 comentarios Blog, Turismo sostenible

No cabe duda de que el turismo es un motor económico mundial. De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, durante el año 2016, más de 1.200 millones de turistas viajaron a diferentes destinos de todo el mundo. Y Cada año sigue creciendo el numero de turistas que viajan a destinos cada vez más exóticos, ya no suena extraño que en nuestros planes viajeros suenen destinos como Bután, Myanmar, Japón, Botswana, Mongolia, etc.

Ante tal movimiento de personas, la naturaleza y las poblaciones locales sufren numerosos impactos, muchos de ellos negativos. Si queremos seguir disfrutando de las maravillas del mundo, y dejar para las generaciones posteriores un mundo mejor, es necesario educar nuestra conciencia y apostar por la sostenibilidad como forma de vida y de actitud a la hora de viajar. En el turismo sostenible, estamos avanzando en la defensa y protección del entorno natural y en el respeto por las culturas locales y autóctonas. Sin embargo, la explotación animal es un tema menos conocido por el turista. ¿Quién no se ha dado un paseo en camello en su viaje a Túnez? ¿Quién no tiene fotos montando en elefante por Tailandia? ¿Y un paseo en trineo por Alaska? ¿Y un espectáculo con delfines?

Estas prácticas, aunque puedan parecernos inócuas, provocan un tremendo dolor y daño en los animales que sufren desde estrés y ansiedad hasta lesiones físicas muy graves debido la sobreexplotación. Además, en muchos casos, detrás de esas actividades hay un claro maltrato animal por parte de sus dueños o empleados de zoológicos, delfinarios, etc. Un ejemplo de ello es -como indican desde turismo-responsable.com (http://bit.ly/2hZK2pl)-, el uso de trineos de perros o mushing “no deja de ser el uso de unos animales ya sea para pasear a turistas como para competir. Y como tal, aunque pueda realizarse de manera responsable, pueden darse casos de abuso, negligencia, sobreexplotación o maltrato”.

Según la Vancouver Humane Society, entidad de Canadá, país donde el mushing es muy común, “en este país se dan numerosos casos de propietarios que se deshacen de los animales cuando ya no corren lo suficiente o ya no son rentables disparándoles en la cabeza. Durante la temporada baja, muchos de estos animales viven en condiciones deplorables sin la atención y alimentación apropiada, como simples objetos “almacenados” y demasiado a menudo atados o en pequeños recintos”.

Otra práctica muy extendida es hacerse fotos con animales (a menudo protegidos o en peligro de extinción) en tono de mofa o burla. Conseguir la foto con más ‘likes’ en Facebook, Instagram o Tumblr se ha convertido en uno de los objetivos más codiciados por los turistas. Las redes sociales han cambiado nuestro comportamiento en todos los sentidos y en muchas ocasiones olvidamos respetar aquello que amamos: los animales. A menudo no somos plenamente conscientes del sufrimiento provocado al obligarles a realizar actividades que son contrarias a su naturaleza e instinto.

Hace unos meses, Tinder pidió a sus usuarios que retirasen los selfies con tigres en su perfil. La aplicación, tras recibir presión por parte de animalistas, reaccionó ante este fenómeno. En este artículo (http://bit.ly/2yMKr97) de turismo-responsable.com, se hacen eco del problema alertando igualmente a otras redes sociales como “Tumblr e Instagram en las que gran número de usuarios que se publicitan ellos mismos con fotos de tigres, llegando a burlarse de ellos”.

turismo-sostenible-proteccion-animales-2

También, semanas atrás hemos podido ver cómo crías de delfín mueren después de haber sido utilizadas para hacerse fotografías. Son historias de dolor que deben hacernos reflexionar. Ser conscientes de la importancia de nuestra conducta hacia los animales y respetar su entorno sin interferir en su modo de vida. Un turismo responsable no se concibe sin combatir la explotación animal como reclamo turístico. En tu próximo viaje, piensa primero en ellos.

Share Button

Deja un comentario

Back to top